Sábado 1 de Mayo


Itzi, bitzi araña, tejió su telaraña.
Vino la lluvia, y se la llevó.
Salió el sol, se secó la lluvia.
Y Itzi, bitzi araña, otra vez subió.


-A mííííí seño, a mí - grita entusiasmado nuestro amiguito, y una vez que ya tiene el ovillo de lana en mano dice con una contagiosa sonrisa “yo soy Luciano”. Todos se hacen eco de su sonrisa. El juego en ronda que se comparte es “la telaraña”.
El sábado comienza esta vez con, un hermoso sol que sin esconderse antes de tiempo, nos dejó desarrollar todas las actividades previstas para el día, permitiendo a demás que mas amiguitos se acerquen a la Casita aquella tarde.

La seño Natalia inició la tarde con la “telaraña”, todos sentaditos en ronda muy inquietos por momentos, debían presentarse en el grupo diciendo sus nombres, luego tirando el ovillo de lana haciaotra dirección, en donde caería en nuevas manitos que también dirían sus nombres. El juego, no sólo buscaba la presentación de cada uno de los niños hacia el grupo, si no que además una vez formada la telaraña, trataban de ver como esta se sostenía gracias a cada una de las manitos de las cuales pendía. Del mismo modo “buscamos sostener el espacio de la casita”, manito con manito durante todos los sábados.

Luego cada niño, pasó a uno de los momentos que más les gusta, el observatorio. Con telescopio preparado y solcito disponible, el profesor Ameri los esperaba para realizar una observación solar donde todos mediante un filtro verde, verían al sol. En la enorme fila armada, para la observación, se encontraban aproximadamente 40 niños de diferentes edades, también hubo un lindo interés y participación por parte de las madres que supieron acompañar a sus niños aquella tarde.


El tercer y último momento de la tarde, estuvo signado de creatividad. Cuarenta dibujitos hechos en pintura témpera, mediante pinceles y “dedos creativos” armaron en forma de rompecabezas un universo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario